Ana, Marta y Eva habían ido de vacaciones a un país exótico, habían pasado unos diez días magníficos, tenían que pasar la aduana como no llevaban nada que declarar pensaron que no tardarían mucho pero nunca imaginarían lo que iba a ocurrir, Eva había estado follando varios días con otro español que se alojaba en el mismo hotel que ellas.

 

El antes de irse les había metido en las maletas un paquete con unas esmeraldas para que las pasasen ellas por la frontera sin que se dieran cuenta. Pero en un control rutinario se lo descubrió un policía de aduanas.

 

Las condujo a un cuarto oscuro y las hizo desnudarse, allí estaban las tres amigas desnudas, Eva de estatura media, pelo largo moreno y rizado, ojos azules que destacaban sobre la tez morena por el sol, pechos medianos con los pezones color café, el culo en forma de pera y el pubis como si fuera un tobogán que bajaba desde su abdomen hasta su vulva. Marta era de estatura más baja, pelo moreno con mechas caobas, ojos marrones, ligeramente pecosa, pechos pequeños de pezones color marron, un culo como una manzana que llenaba muy bien los pantalones vaqueros y el pubis rasurado. Ana era la más alta de todas aunque no por muchos centímetros, ojos azules, labios sensuales, pechos en forma de huevo frito con los pezones rosados, el culo como un melocotón y el coño más bien velludo pero solo en la parte del pubis y rasurado en torno a los labios.

 

Las hicieron pasar una a una por una mesa donde las colocaron con el tronco sobre la mesa y una enfermera las registraba íntimamente para descubrir si no llevaban otra sorpresa, las hicieron vestirse y las llevaron al penal de la ciudad más cercana. Pensaban que iba a ser una cárcel como la de las películas en cuanto a instalaciones pero que los funcionarios y funcionarias se portarían mejor que en las películas pero la experiencia les iba a demostrar que no.

 

En la primera noche las encerraron en una celda con otras tres reclusas, a la mañana siguiente las llevaron a que se ducharan, así lo hicieron se desnudaron y fueron entrando una a una en las duchas, la jefa de guardias no las quitaba ojo mientras golpeaba con la porra en la mano como queriendo demostrar su autoridad, en un momento apareció el alcaide permaneciendo unos minutos en las duchas mirando, Eva se dio cuenta que no paraba de mirar a Ana que en esos momentos estaba en la ducha, así que cogió una toalla y la cubrió con ella. Se vistieron y salieron al patio a dar un paseo.

 

Se estaban adaptando a su nueva situación aunque todavía no les habían comunicado cuando saldría el juicio ni les habían puesto en comunicación con el consulado. Antes de que se pudieran dar cuenta sucedió algo inesperado, dos de las presas agarraron a Eva y a Marta llevándoselas contra la pared mientras entre otras tres reclusas derribaban en el suelo a Ana en unos sacos, dos la sujetaban de los brazos atándoselos a unos maderos para después sujetarla de los tobillos bajándola los pantalones del uniforma carcelario y romperla la ropa interior, entonces una de las presas que por lo que parecía era la cabecilla de todas ellas ya que el resto de reclusas la miraban con respeto e incluso con temor, se acercó, la abrió la camisa y se lanzó sobre los pechos de ella y empezó a comérselos mordiendo los pezones y con la mano metió dos dedos en el coño de la chica follandola con ellos, Ana tenía el coño empapado, los dedos entraban sin dificultad, sexualmente estaba muy excitada pero no quería aparentarlo por lo que se mordía los labios para no jadear y gemir.

 

Sus amigas lograron zafarse de sus captoras y derribaron a la cabecilla soltando a su amiga y consolándola. Había que hacer algo para ganarse el respeto del resto de presas, Eva se le ocurrió una idea y se puso a ponerla en práctica, mandó a Marta con un mensaje a Bea que así se llamaba la cabecilla citándola en los baños de su galería a las once de la noche después de que todas durmieran.

 

Llegó la primera y se desnudó y se puso a ducharse mientras esperaba a Bea, quería entregarse sexualmente a ella y así ganarse la confianza de ella para que sus amigas no sufrieran penalidades ya que parecía que tenía suficientes influencias para que así sucediera.

 

Bea llegó puntual, se desnudó y se acercó por detrás donde nuestra amiga y comenzó a besarla en los lóbulos de las orejas mientras las manos avanzaban picaronas hasta abrazar los pechos apretándolos y haciendo que Eva gimiera, ella no sabía que el precio iba a ser superior a lo que ella esperaba.

 

Mientras Eva satisfacía a Bea, Ana era conducida donde el alcaide con la escusa de que la iba dar los documentos para el juicio, cuando llegó observó al hombre, estaba sentado tras la mesa, ella tenía que estar de pies, él se levantó y fue pasando por detrás de ella, sin que ella le pudiera observar se había sacado la polla y la tenía en la mano acariciándose hasta que se puso dura.

 

La derribó sobre la mesa de espaldas a él y la ordenó que no chillase o sería peor, con una mano bajó los pantalones de la chica y le arrancó las braguitas y se la metió de un golpe comenzando a follarla sin piedad, ella estaba sexualmente gozando pero se encontraba sucia, no quería darle el gusto de que supiera que la estaba haciendo gozar, no duró mucho la follada ya que él notó como se venía.

 

Sacó la polla y con los flujos que se la habían mojado se la fue pasando por el culo y empezó a penetrarla con suavidad para no lastimarla ya que la quería convertir en su putita particular. Cuando la tuvo toda dentro, la empezó a follar fuertemente hasta que eyaculó dentro de ella.

 

Marta se había quedado sola en la celda pero no por mucho tiempo, la jefa de guardias vino y la dijo que saliera que tenía que hacer un trabajito que tenía que servir la cena a unos invitados y que hoy dormiría en otra habitación, salió y fue conducida hasta un gran salón donde tuvo que servir la cena a una serie de hombres parecían de negocios.

 

Terminó y la acompañaron a la habitación, se estaba quedando dormida cuando notó un ruido en la puerta y antes de que pudiera reaccionar tenía a un tío completamente desnudo encima de ella que la rasgaba su ropa con fuerza hasta de un golpe sodomizarla violentamente. Ella chilló pero él no se movía, la cogió en volandas con la polla en su culo y la llevó hasta el suelo donde la puso a cuatro patas y la fue follando, la jefa de guardias entró y se desnudó, se tumbó con las piernas delante de Marta y la cogió de los pelos hasta llevar su boca a su coño y allí la hizo que la comiera todo el conejo.

 

En las duchas entre tanto, Eva y Bea estaban tumbadas en el suelo en pleno 69, Eva se había entregado al placer que le proporcionaba esa mujer con sus dedos expertos que la hacían llegar a un autentico paraíso sexual hasta que las dos estallaron en un violento orgasmo quedándose enlazadas en el suelo.

 

Ana mientras tanto había vuelto a la celda después de haber sido forzada por el alcaide aunque había tenido un delicioso orgasmo que no quiso que su fonador supiera.

 

Marta por otra parte hizo llegar al orgasmo a la jefa de guardias que a su vez hizo que nuestra amiga llegase mientras el hombre eyaculaba en su satisfecho y doorido culo.

porno
xvideos
videos de sexo
videos gay
jovencitas
torbe
videos xxx incesto
videos porno transexuales
videos hentai
webcam sexo
fotos porno
putas

創作者介紹

El blog de Zoraya

zoraya 發表在 痞客邦 PIXNET 留言(0) 人氣()